EVO 2025

Por: Monica Briançon Messinger (*)

El drama del Censo Nacional de Población y Vivienda de Bolivia es solo otro capítulo más en esta larga telenovela que vive Bolivia desde el año 2006, en la que Evo Morales es el gran protagonista tratando de seducir a la gente haciéndose pasar por el líder de los humildes, o el hombre que le pone su nombre a todo.

Pero ahora que se ha visto fuera del poder se está enfrentando a un problema serio. Queda claro que el Censo se tiene que realizar cada diez años, precisamente, para poder distribuir recursos, para poder tomar políticas urbanas y para cumplir con todos los criterios verdaderamente técnicos que se han expresado en foros, debates, reuniones y coloquios. En fin, es una medida que sí o sí se tiene que implementar, de una u otra manera, pero ¿por qué se la está demorando?

El pretexto “técnico” es simplemente un factor para ganar tiempo, cansar a la oposición y cansar al factor Santa Cruz, justamente para poder llegar a las siguientes elecciones con el actual número de habitantes del territorio boliviano, y con la distribución legislativa actual, lo cual es muy conveniente para el retorno en gloria y majestad de Evo Primero.

Entonces, este no es un problema técnico, sino se trata de una estrategia militar en la cual están matando dos pájaros de un tiro: el primero es debilitar probablemente al factor opositor más grande que tiene Evo en este momento, que está en Santa Cruz, y el segundo es debilitar y fatigar precisamente al líder de esta oposición, desacreditándolo y quitándole toda validez política.

Hoy día, le pese a quien le pese, con el bloqueo, el paro de por medio, además del cerco, solamente estamos haciendo hora para el retorno del siguiente capítulo que se llama Evo 2025.

¿Cómo puede cambiar la historia? ¿Cómo el guionista podría cambiar esta telenovela? Sigamos para conocer cuál podría ser la siguiente telenovela.

El argumento va así: El momento en que entendamos exactamente cuál es nuestro problema y con quién nos estamos enfrentando, podremos dar con la solución.

Censos, paros, bloqueos son divertimentos, porque falta un factor estratégico clave para cambiar el argumento ya que no tenemos un guionista de repuesto. Y se trata del factor con el cual tenemos que identificar a nuestra telenovela.

Ese factor es: El minuto en que todos los opositores a Evo logren unirse, creando un bloque único para trabajar en conjunto, por primera vez, tal como sucedió en el referéndum de 2016, podremos dar un paso interesante y cambiar esta historia, porque mientras tanto cada día que pasa se acerca el siguiente capítulo que ya tiene el título: Evo 2025.

(*) Es analista, comunicadora social y docente universitaria

Noticias relacionadas